Compartir
Policiales

“Todas las personas alojadas en las comisarías de Juan B. Alberdi, Santa Ana, Aguilares y Arcadia se encuentran hacinadas”

Echayde criticó el estado de cuatro comisarías

“Todas las personas alojadas en las comisarías de Juan B. Alberdi, Santa Ana, Aguilares y Arcadia se encuentran hacinadas”

Concepción.- “Todas las personas alojadas en las comisarías de Juan B. Alberdi, Santa Ana, Aguilares y Arcadia se encuentran hacinadas, en un ambiente insalubre, sin elementos adecuados para descansar y abrigarse, con mala alimentación y escasa atención médico”, argumentó el fiscal de Concepción Jorge Echayde en el hábeas corpus colectivo y correctivo que presentó ante el juez Guillermo Acosta. Por eso, propuso que se traslade de inmediato a quienes excedan la capacidad de alojamiento. Habría unos 25 internos en esta situación.

El planteo se realizó en un contexto crítico del sistema carcelario en la provincia: hace dos años, la Corte Suprema había hecho lugar a un planteo similar, presentado por los fiscales Adriana Giannoni y Diego López Ávila, y había ordenado que no hubiera más presos alojados en dependencias policiales; sin embargo, hasta hoy esto no pudo cumplirse.

Echayde se basó en la Ley 9.052, sancionada el 30 de agosto. En el artículo 14, se dispone: “las cárceles y los demás lugares destinados al cumplimiento de penas privativas de la libertad serán sanas, limpias y adecuadas a las condiciones de las personas alojadas”. En ese sentido, se explica que personal de la fiscalía inspeccionó las cinco comisarías donde se alojan detenidos y contraventores en el sur: “excepto la comisaría de La Cocha, todas las demás presentan condiciones de higiene que determinan un peligro grave para la salud y seguridad”.

En el informe se discriminaron los cinco mayores peligros de estos lugares. En cuanto al hacinamiento, se explica: “es prácticamente imposible moverse en las celdas. Resulta prácticamente imposible que ese lugar conserve la higiene. En la comisaría de Juan B. Alberdi, el estado de la letrina es deplorable, la cañería se encuentra trancada y los fluidos desbordan e inundan el piso de las celdas. En Aguilares y Arcadia se respira un olor nauseabundo”.

Sobre la falta de higiene, se advierte la “presencia de basura en las celdas y en los pasillos”. Luego se critica la mala alimentación: “manifiestan los internos que el desayuno y el almuerzo son provistos por la Unidad Penitenciaria, con raciones escasas y poco nutritivas. A la merienda y la cena las proveen los familiares; en caso de no contar con ellos, la única ración de comida es la provista por la unidad”.

Sobre la insuficiencia de camas, el hábeas corpus plantea que hay detenidos durmiendo en el piso, en colchones en mal estado, y que no cuentan con frazadas adecuadas. Eso se vincula al último problema, las malas condiciones edilicias: “las roturas de ventanas de las celdas permiten el ingreso de la lluvia y el frío”. Además, el planteo agrega que esta situación afecta también a las personas que trabajan allí, a los familiares que van de visita y a los abogados defensores. “Esto no hace más que aumentar las posibilidades de una protesta con consecuencias inimaginables”.

Fuente La Gaceta