Compartir
Política

“Tenemos que ir hacia una baja de impuestos, pero no la podemos hacer ahora”, dijo Michetti

La vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, compartió ayer en Tucumán una breve agenda de campaña con los postulantes locales de Cambiemos. Negó que el macrismo discrimine a la Provincia

“Tenemos que ir hacia una baja de impuestos, pero no la podemos hacer ahora”, dijo Michetti

“Los tucumanos deben apoyar este proyecto de cambio. El mundo y los inversores están viendo cuánto es el apoyo del pueblo argentino. No sólo el de los 20 del staff de gabinete del presidente (Mauricio Macri)”. Esta frase sintetiza el objetivo de la visita de la vicepresidenta, Gabriela Michetti, ayer a la provincia, a menos de dos semanas de las elecciones a diputado nacional del próximo 22. Tucumán es el sexto distrito con mayor cantidad de electores y en las PASO el peronismo ganó por unos 200.000 votos. Un desafío para Cambiemos.

En la sala VIP del aeropuerto Benjamín Matienzo, la funcionaria brindó una breve conferencia rodeada de los candidatos José Cano y Beatriz Ávila. En el mismo sitio estaban el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, y el secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación, Domingo Amaya.

Michetti dijo que este será el primer año que la economía argentina crecerá después de cinco años de no hacerlo; que la “tirantez” con el gobierno local (Juan Manzur) no la generó la Nación y que después del 22 no habrá sorpresas porque hay un programa de gobierno sobre el que van a seguir trabajando.

“Este es un llamado y una invitación a los tucumanos que les hago desde el fondo de mi corazón. Lo que estamos haciendo es lo que hay que hacer. Nos podremos equivocar pero siempre con la actitud de escuchar y de estar caminando por los barrios. De meternos por cada lugar que necesita un acompañamiento”, dijo.

– ¿Cómo se enfrenta Cambiemos en estas elecciones?
– Cambiemos ha reforzado su apoyo, la gente se ha dado cuenta de que el gobierno contempla las situaciones de mayor vulnerabilidad. La Argentina no puede ser un país donde todo el mundo mira que el producto bruto per capita va bajando hace 100 años. Es increíble lo que nos pasa. Tiene la octava extensión del mundo y todos los recursos. Sin embargo no ha logrado plantearse un liderazgo constructivo desde la política, el sindicalismo y el empresariado para hacer lo que hace Australia, que hace 25 años que crece.

– ¿Cómo analiza el escenario en Tucumán?
– También Tucumán necesita sumarse al cambio y al esfuerzo de los argentinos. Hay mucho esfuerzo realizado también por los tucumanos y este esfuerzo va dando resultados. Tenemos la economía con signo positivo, está reavivando su dinamismo. Si tomamos julio como mes testigo y lo comparamos con el del año pasado tenemos un 4,9% de crecimiento interanual. Va a ser el primer año de crecimiento del país después de cinco sin crecimiento. Creo que estamos en un período muy importante en estas elecciones.

– El oficialismo local plantea que habrá más tarifazos después de las elecciones, ¿es así?
– Claramente lo que viene es lo que estamos haciendo. No hay un plan para antes y después de las elecciones. Tenemos un programa de gobierno sobre el que vamos a seguir trabajando. No hay un programa especial. No existe tal cosa.

La agenda

La vicepresidenta reconoció que hay muchos temas en carpeta que deben ser discutidos. Uno de ellos es la reforma tributaria. “En la medida que la economía se vaya robusteciendo queremos ir a una baja de impuestos. En el país pasamos de un 27% de presión impositiva a tener casi el 50%. Hoy hay sectores que ganan 100 y pagan 50 al Estado y no les vuelve en obras ni servicios. Tenemos que ir a una baja de impuestos y no la podemos hacer ahora, porque tenemos un déficit de $ 600.000 millones que nos dejaron”, mencionó.

– ¿Cómo está la relación con la provincia hoy?
– Es raro esto de la relación tirante, porque tuvimos una relación incluso de un enorme esfuerzo de candidatos y dirigentes en la provincia que han estado compitiendo con el gobernador, sin embargo tuvieron un año y medio de colaboración. No es fácil y eso es grandeza. Y lo hemos hecho porque creemos en un país federal. Cinco o seis veces vine desde que soy vicepresidenta y hemos conversado con el equipo del gobernador. De golpe empezó el clima pre-campaña y campaña y empezó esta tirantez que no es del lado nuestro, claramente.

– El oficialismo ha calificado de “castigo” el presupuesto 2018.
– De ninguna manera Macri tiene una visión de la política de castigo o de premios, si estás o no conmigo. De hecho hemos empezado una nueva etapa de relación y hasta le dimos ayuda a Santa Cruz, que de entrada no quiso trabajar con el Gobierno nacional. Creo que es una típica cosa de campaña porque el presupuesto contempla obras para Tucumán, por supuesto con una restricción presupuestaria ligada al agujero del déficit. Ojalá pudiéramos hacer mucho más.

– ¿Qué pasará con los aumentos de luz, gas y agua?
– Los aumentos son lo que en las audiencias públicas se visualizó como necesidad. Esto es muy sencillo. Nosotros nos habíamos quedado sin energía porque no les pagábamos a las empresas lo que había que pagar; entonces se fueron a otro lugar a buscar renta. No había inversión en mantenimiento; las industrias venían hace cinco años teniendo momentos para producir. Por otro lado, tuvimos que comprar. Cuando estás obligado a comprar algo que tenías que producir lo tenés que pagar mucho más caro. Ahora están volviendo las empresas con las energías renovables; cuando la Argentina vuelva a abastecerse -que no va a ser muy lejos- obviamente que la energía va a ser más barata. El que no puede pagar tiene la tarifa social, que más de cuatro millones de familias la tienen.

– ¿Hoy ha cambiado la visión de parte de los argentinos hacia Cambiemos?
– Antes de la campaña de 2015 yo tenía que recorrer las provincias y decir que obviamente no íbamos a sacarles los planes sociales, que no íbamos a desproteger a la gente que no tiene recursos. Hoy tenemos más de un millón de chicos con Asignación Universal que no lo tenían. Un monto más alto de planes sociales, acuerdos de economía social para microemprendimientos y 36.000 personas en Tucumán con la Reparación Histórica ($130.000 millones en total en el país). Parecíamos un cuco que íbamos a hacer una barbaridad con los proyectos sociales. ¿Qué es más fácil, creer en lo que viene viendo o creer en lo que supuestamente le dice alguien que vamos a hacer? Lo mejor es ver la realidad.

En campaña

Una visita enigmática y sin agenda.- La fugaz parada que realizó la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, en Tucumán, se mantuvo siempre bajo un estricto hermetismo. Los referentes locales de Cambiemos nunca fueron informados acerca de la agenda que desarrollaría la presidenta del Senado en esta provincia. Tampoco hubo información a la prensa sobre las actividades a desarrollar. Incluso hubo confusión con los horarios: se dijo que arribaría desde Salta al mediodía, y finalmente lo hizo cerca de las 14.30 . En el aeropuerto, y rodeada de los postulantes José Cano y Beatriz Ávila, brindó una rueda de prensa. Luego, partió con rumbo desconocido.

¿A la peatonal? ¿A una clínica?.– Desde el aeropuerto, la comitiva de Cambiemos se trasladó sin mencionar el destino, para evitar además el contacto con la prensa. En un principio se barajó la posibilidad de que la vicepresidenta recorra las peatonales, pero finalmente visitaron una clínica de rehabilitación sobre avenida Mate de Luna.

Fuente La Gaceta