Inicio Sociedad Un joven bombero voluntario salvó a una niña de tres años que...

Un joven bombero voluntario salvó a una niña de tres años que cayó a un canal: ”La nena murió y volvió a la vida, fue un milagro”

0

San Juan.- Al canal “de las 25”, en la localidad sanjuanina de Caucete, que estaba al máximo en su caudal, cayó Daiana, una nena de 3 años en un descuido de su abuela y justo en ese lugar estaba Eric Castillo, un joven bombero que ante el pedido desesperado de la mujer no dudó ni un segundo y se lanzó al agua para rescatar a la pequeña. Tras un enorme esfuerzo, la alcanzó, la sacó y le practicó RCP para salvarle la vida. Como si fuera una película, el mismo protagonista le contó al portal de noticias Tiempo de San Juan lo que vivió y que lo marcará para el resto de su existencia.

“Cuando vi a la señora que gritaba, corrí hasta dónde estaba. Ni bien me dijo que la nieta se había caído al agua, miré por dónde iba y ya había recorrido 20 metros; por eso me tiré al canal sin pensar ya que lo único que me preocupaba era llegar hasta dónde estaba“, relata el héroe caucetero de 20 años, quien dice sentirse orgulloso de haber rescatado a la bebé.

“Se que me esforcé mucho para tomarla con mis brazos porque la corriente estaba rápida, pero logré abrazarla y esperé hasta llegar a una escalera para salir”, cuenta el mismo muchacho que siempre soñó con salvar vidas y se preparó para ello. Una vez afuera, Castillo cuenta cómo fueron esos minutos decisivos: “Con cuidado la puse en el piso y, con la mujer que estaba asustada, a la que primero tuve que calmar para que me ayudara, comenzamos a hacerle RCP. Mientras yo le presionaba el pecho una diez veces, ella le daba aire“.

Según detalla el joven, la nena no mostraba signos vitales alguno pero eso no lo detuvo y continuó con las presiones en el tórax. Cerca de unos 10 minutos recuerda haber estado encima intentando. “Al verla tan chiquita, me hizo acordar a mis sobrinos y tal vez eso medio fuerzas para no parar. No se me podía ir”, confiesa.

En ese momento, la criatura reaccionó y comenzó a vomitar agua. “Sentí un alivio tan grande y un orgullo aún mayor porque me di cuenta lo que había pasado. Sin dudas no estuve solo, estoy seguro que Dios me acompañó, por eso creo que fue un milagro“, asegura.

Ante la pregunta sobre si cree que la pequeña había perdido la vida, responde: “Sí, desde el lugar que se cayó hasta el punto donde salimos habrá 200 metros y, cada dos metros, la nena se sumergía. Cuando la agarré, noté que estaba inconsciente y tampoco respiraba. Afuera del canal, pasaron como 10 minutos que no respondía hasta que reaccionó“.

De chiquito, su sueño fue convertirse en policía y ayudar a los demás pero, cuando salió de la escuela e intentó ingresar a la fuerza, un impedimento físico le dijo que no. Entonces optó por convertirse en bombero. En diciembre se inscribió y jamás se imaginó que tan sólo diez meses después haría historia.

No tiene capa, tampoco superpoderes; sin embargo, siguió su instinto y hoy una chiquita, Dayana Ahumada, disfruta de la vida gracias a él. “No me creo nada, sólo me siento feliz por lo que hice. Ojalá pueda seguir haciendo cosas buenas. Mis papás están orgullosos y eso es lo que me reconforta“, cierra.

Fuente Tiempo de San Juan

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here