Inicio Sociedad El rescate de película de la comitiva presidencial: a pie, en la...

El rescate de película de la comitiva presidencial: a pie, en la nieve y sin linternas

0

Jesús Arnaldo Maza fue el guía de los rescatistas que, el viernes por la noche partió rumbo al cerro Aconquija, en Catamarca, para una misión que pasaría a la historia. Junto a sus compañeros del grupo de búsqueda y rescate de alta montaña (Kuntur) les salvaron la vida a varios miembros de la comitiva presidencial.

Corredor de alma (fue ganador de la clásica maratón de Canal Doce, en Córdoba), hoy tiene 51 años y un relato que será recordado por mucho tiempo.

“Yo pertenezco a la Policía de Catamarca. Dentro de eso, trabajé mucho tiempo en el grupo Kuntur, de operaciones especiales. Ahora estoy en otra función, pero ni bien dieron la orden de partir, me convocaron para ir”, le contó al diario La Voz.

Maza acudió, el viernes pasado, a un llamado de la fuerza. ¿Qué había sucedido? Un helicóptero en el que viajaba personal de presidencia de la Nación (en el que estaba el vocero de Macri, Iván Pavlovsky), acompañados por una tripulación de la Fuerza Área Argentina debió aterrizar de emergencia. A casi 4.000 metros de altura.

Alertados por personal de la torre de control del aeropuerto de Tucumán, efectivos de la comisaría de Aconquija supieron que, entre el paraje Pantanito, en Andalgalá, y el Punto Alto de Minera Alumbrera, a unos 5 kilómetros, estaba la nave. Hacia allí partieron Maza y sus compañero. Una misión de dos días.

La historia

Maza acaba de levantarse. Es domingo por la noche. Está al lado de la estufa a leña de su casa. Ha dormido varias horas y dice estar recuperado del gran esfuerzo que hizo junto a sus compañeros. “Soy guía y tengo el título de rescatista, búsqueda y supervivencia en alta montaña. Y además, me crié prácticamente en el Aconquija”, explicó.

Dentro del grupo Kuntur, el Aconquija es un “cerro escuela”. “Mirá la casualidad: el último curso, que se hace cada seis meses, fue ahí. La zona por donde ascendimos en el curso fue por donde descendimos el otro día”, contó Maza. “Por todos los lugares por los que estaba el helicóptero habíamos estado con el curso”.

Por eso, Jesús explicó que apenas les dieron las coordenadas de búsqueda, determinaron rápidamente dónde estaba el helicóptero. “Trazamos la ruta y salimos desde acá (desde San Fernando del Velle de Catamarca) hacia el Aconquija, que son unas tres horas de viaje”.

Una vez que llegaron al pie del cerro, comenzaron el ascenso. Caminando. Durante toda la noche, hasta encontrar a los perdidos.

-¿Sabían que tenía que hacerlo a pie?

-Sí, porque no hay medio tecnológico que suplante lo que se hace a pie. No había forma ni de que vaya un helicóptero, nada. Todo debía hacerse a pie. Era ilógico que repitiéramos lo mismo por lo que estábamos buscando a otro helicóptero ahí. El tiempo no lo dejaba hacer, la nevada era mucha. Eso nos complicaba subir.

Según aseguró Maza, el helicóptero que iría al rescate tomó grandes riesgos. “Se arriesgó mucho en ascender para hacer ese rescate. Pero nos ha salvado a todos porque, si esa gente (por los de la comitiva presidencial) hubiera bajado a pie la historia sería otra”, reconoció.

“Caminar mucho tiempo por sobre la nieve les hubiera congelado los pies, porque estaban con zapatos, con medias. Y no había otra forma de rescatarlos”, afirmó Maza.

-¿Por qué surgieron algunas quejas en Catamarca por el descenso a pie? Se dijo que los había dejado a pie.

-Se ha malinterpretado, lo han querido mezclar con la política. Pero nosotros, cuando salimos de acá, no sabíamos a quién íbamos a rescatar. Solamente hemos visto las coordenadas del lugar y ahí nomás determinamos por dónde íbamos a hacer el recorrido para rescatarlos.

-Ustedes sabían que, una vez que realizaran la tarea, tenían que regresar a pie. Como habían llegado.

-Claro. Porque nunca podés saber ni esperar que te vayan a rescatar. Se dudó en todo momento hasta de que mandara un avión, creo que de la gobernación de Salta, que hizo dos vuelos por la zona para ubicar dónde estábamos. Y desde ahí informó que había muchas turbulencias y que el rescate en ese caso sería peligroso. El piloto del helicóptero (el que sacó de la montaña a los de la comitiva) se arriesgó en hacer el rescate.

El guía dijo que eran 11 arriba de la montaña, y 8 abajo. Imposible sacarlos por aire a todos. “El helicóptero debería haber hecho tres viajes más. Y el tiempo no hubiera dado, porque en 20, 30 minutos el mal tiempo ya hubiera estado arriba”, aseguró el guía.

Por eso, el jefe de la patrulla, el comisario Marcos Herrera, determinó que el piloto del helicóptero no realizara ningún intento de aterrizaje más. Y dio la orden de bajar a pie. “El piloto quería regresar. Pero se le ordenó no hacerlo. Cualquier otro intento de rescate hubiera sido correr elevados riesgos”, remarcó.

“La primera misión fue la de búsqueda. Cuando los encontramos, de acuerdo a las condiciones en las que estaba todo el grupo, se evaluó el plan de rescate: cómo estaba la gente, el clima, la nieve”, describió.

Maza contó que llevaban galletas, caramelos y medicamentos para la puna y para el dolor de cabeza. “Y abrigos que le aportamos a la gente, para que se cubrieran del frío”, agregó.

Lo cierto es que, en un primero momento, tampoco sabían si a los rescatados los sacarían por aire.

Así que, como en los primeros momentos, no tenían confirmación de la llegada de un nuevo helicóptero, decidieron descender todos a pie. “Cuando veníamos unos 200 metros abajo, aparece el helicóptero. ¡Se jugó mucho, porque no tenía dónde aterrizar! Hizo unas maniobras bastante peligrosas y complicadas, pero el piloto logró bajar, parar y allí se ubicó la gente para que baje de la montaña”, detalló.

Maza aseguró que ese fue el momento más importante de todos: lograr que los de la comitiva bajaran rápido desde la altura y el frío del Aconquija. “Si esa gente hubiera tenido que bajar caminando por la nieve, en este momento otra sería la historia”, repitió.

Es que arriba, a casi 4.000 metros, la temperatura era un infierno. “Hacía 10, 15 o 20 grados bajo cero, según los sectores. Y había entre 50 a 70 centímetros de nieve”, recordó.

Leyes

“Lo que importa es que la misión ha concluido con éxito. Porque arriba de la montaña las leyes son muy distintas de las que se pueden manejar acá abajo”, remarcó Maza sobre lo que se dijo luego sobre el descenso a pie.

El rescatista explicó que fue el jefe del grupo el que decidió qué hacer. “Todos estaban en condiciones óptimas de bajar caminando. Era personal de la Fuerza Área, seis pilotos que tenían botas para andar en la nieve. Más cinco integrantes del grupo Kuntur, y habían llegado también un vaqueano de Andalgalá (de apellido Belmonte) y un bombero”, recordó.

“Todos descendimos después que bajó el helicóptero a buscar parte de la patrulla, mientras otro grupo de bomberos esperaba en un lugar conocido como Agua del Chivo. Y de allí bajamos todos, bien”, remarcó Maza.

-¿Cómo se sienten? El presidente Mauricio Macri les agradeció.

-No estoy muy enterado porque volví de allá y dormí toda la mañana y toda la tarde. Recordá que salimos de acá (de Catamarca) a las 10 de la noche del viernes, caminamos toda la noche, por la nieve y después caminamos todo el otro día. Recién a las 18 horas (del sábado) pudimos comer algo, cuando bajamos. Y de ahí emprendimos el regreso a capital. A descansar.

-¿Están todos bien físicamente?

-Sí, porque el grupo de operaciones especiales está entrenado para eso. Para hacer ese y muchos rescates. Pero te digo: este fue el más difícil, el más duro y el más peligroso. Porque tuvimos que salir de una zona muy fría. Todo el ascenso con nieve. Con la agresividad del terreno.

Maza dijo que la alegría, más allá del agradecimiento del Presidente, es haber cumplido la misión. “Es para lo que uno está preparado”, afirmó. “Son oportunidades que uno espera para poner en práctica lo que sabe”.

Linternas

El rescate tuvo imágenes de película. Una de ellas es la guía que usaron en la montaña. Nada de linternas. Sólo el reflejo de la nieve. “Tenemos linternas, pero el que las utilizó se perdió. Y tuvo que regresar apenas subió”, detalló.

¿Cómo que la luz de las linternas no les servía? “Porque es imposible. Imaginá qué pasa si en la niebla ponés una luz alta… Te confunde todo. Entonces, salimos con el reflejo de la nieve. Apagamos las linternas y nos conducimos así esa noche. Sin luz artificial”.

Así llegaron hasta la parte más alta, en sectores planos donde no había nieve. Con botas térmicas y pantalones especiales (“Para romper nieve”, explica) hasta dar con la comitiva. Sin saber a quién buscaban. “No nos dijeron nada antes para mantener la calma, para que no supiéramos qué pasaba”, relató.

Cuando dieron con las personas que esperaban ser rescatadas, estaban a casi 4.000 metros. “Ahí, hacer 100 metros cuesta mucho. Ellos nos vieron y quisieron moverse. Pero fue difícil. Seguimos avanzando y a unos 30 metros, corrieron hacia nosotros”, recordó.

Una vez que los estabilizaron con medicamentos, les dieron galletas y café. “Ahí nos enteramos que era la comitiva presidencial”.

Lo que siguió fue el descenso de siete personas en un helicóptero de rescate, hacia Santiago del Estero. Los rescatistas, que bajaron a pie, fueron recibidos por ambulancias y llevados a centro de salud para su revisión completa.

Trabajaron, junto al grupo Kuntur, el grupo especial de rescate (GER), los bomberos de la Policía de Catamarca, de Santa María, Pomán, Tinogasta, Andalgalá y Fiambalá; Gendarmería Nacional, Policía Federal, y Defensa Civil.

Fuente La Voz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here