Inicio Sociedad Desapareció el yacaré, y Flora y Fauna sigue buscando pistas

Desapareció el yacaré, y Flora y Fauna sigue buscando pistas

1635
0

No hay rastros. No hay pruebas. Pero las pistas se consiguen a través de historias. Como la de un pescador que hace unos siete años advirtió la existencia de un yacaré en la zona del embalse donde desemboca el río Salí. Lo creyeron loco. O por lo que cuenta otro pescador, que sostiene que en los ríos del este tucumano es común ver cómo al anochecer se iluminan los ojitos de estos ejemplares sobre el agua. Sin embargo, la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos de la Provincia hoy no tiene nada en sus manos, más que esas anécdotas y las fotos del animal muerto, expuesto como un trofeo, imagen a la vez repudiada por su crudeza y por ser -básicamente- un delito. Pero la investigación sigue abierta.

“Hace unos siete años divisé un yacaré. Muchos no me creyeron. Me defenestraron en Facebook diciendo que no existía ese animal en Tucumán. Mirá lo que pasa ahora. Es que están a lo largo del río Salí y hasta en el embalse”, describe Osvaldo Oviedo, un pescador de Bella Vista. Luego, confiesa que también ha visto fotografías de heridas causadas por un yacaré a un tramallero (que pesca con red), pero sostiene que a pesar de ello no hay que demonizarlos.

“Generalmente no es de atacar. No es de salir como un león a cazar. Y como no tiene un depredador natural se multiplicará de una forma impresionante. Si bien no está permitida su caza, estaría bueno que las autoridades hagan un control, porque existen. Ya están apareciendo las pruebas. El Estado debe tomar recaudos, buscar la forma de regular”, añade.

En otras zonas

Ernesto Duberti es otro pescador, de García Fernández, que vio en más de una oportunidad yacarés en el este tucumano. Recuerda que en la última inundación ocurrida en su pueblo, a pocos kilómetros de Santa Bárbara (lugar donde encontraron al yacare hace unos días), llegaron con la creciente unos cuatro yacarés de 60 cm de largo. Estaban tendidos en la vía pública cuando bajó el agua. Por otra parte, dice que este verano él y varios pescadores avistaron otro ejemplar grande en la junta del arroyo El Manantial con el río Lules.

“Son asustadizos: cuando quise sacar mi teléfono se sumergió. En el verano, si uno enfoca de noche con linternas, en el puente del arroyo El Manantial sobre la ruta 157, se ven los ojitos de los yacarés pequeños. La gente está con miedo en Santa Bárbara. Es que sólo en verano hay mucho movimiento de peces. Y cuando no tienen qué comer atacan a perros o animales de granjas aledañas ”, afirma el pescador.

“Lamentablemente desapareció el ejemplar que aparece en la foto que se publicó. Estamos investigando cuál fue su destino. Y estamos atentos también a las denuncias de la población. No tienen que asustarse, sino estar atentos. Y mucho menos matarlos, porque está prohibido por ley. Estos animales naturalmente huyen ante la presencia de seres humanos. Sólo reaccionarían si se vieran acorralados o amenazados por estar cerca de su nido”, comenta Eduardo Dietrich, director de Flora, Fauna Silvestre y Suelos.

Sobre lo sucedido, el funcionario agrega que el delegado comunal de San Felipe y Santa Bárbara, Julio Villa, le contó que el lunes vecinos de la zona tenían el ejemplar, pero cuando llegaron al otro día ya no había pruebas de su existencia. Por último, solicita que si vieran un yacaré llamen a Flora y Fauna (4218150, interno 120).

Fuente La Gaceta

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here