Inicio Sociedad Con cámaras ocultas registran a los mamíferos de las Yungas

Con cámaras ocultas registran a los mamíferos de las Yungas

0

La Reserva de San Pablo, que inauguró en 2016 con 900 hectáreas hoy cuenta con más de 3.000 y abarca desde el pedemonte que va de San Pablo a Villa Nogues -rodea a la villa- y baja del otro lado de la Sierra hasta el río San Javier. En ella habita una gran diversidad de especies del reino animal y vegetal.

“La reserva abarca una gran cantidad de ambientes y eso es lo que ayuda a que tengamos una gran diversidad de mamíferos y aves, sobre todo”, relata al portal de noticias El Tucumano, Juan Pablo Juliá, a cargo del plan de manejo de la reserva.

Desde hace un año registran los movimientos de los mamíferos que habitan la zona a través del uso de 15 cámaras trampa que ubican estratégicamente. “Hacemos un muestreo altitudinal, hemos dividido la reserva en fajas de altitud y estamos poniendo en esas líneas las cámaras durante un mes y muestreando los distintos niveles y vemos cómo cambia la diversidad de mamíferos según cambia la altura y el ambiente”, explica.

Desde el año pasado el equipo de profesionales a cargo del estudio monitorea a los mamíferos para ver cómo se distribuyen las distintas especies altitudinalmente. Del mismo modo que las especies de la vegetación cambian con la altura, estiman que la fauna de mamíferos también lo hace.

“Empezamos a usar una técnica de cámaras trampa para para poder captar a los mamíferos grandes. Son unas cámaras especiales que detectan el movimiento y cuando el animal pasa frente a la cámara se activa y saca una foto o hace un pequeño video, según cómo la configuremos”, cuenta.

Con los datos que arroja el registro, Juliá hace hincapié en la posibilidad de la existencia de una población saludable de ocelotes en la zona. “Una de las cosas que más nos ha llamado la atención es que el ocelote, que es un felino de tamaño mediano y se considera amenazado en el país, es bastante abundante y es uno de los más frecuentes en las cámaras trapa. Con lo cual podemos aventurarnos a decir que hay una población saludable ahí y además se trata de uno de los gatos más bonitos que hay a nivel mundial, es una verdadera suerte contar con una buena población de ese animal”, cuenta e informa que por el contrario, la población de pumas no es tan abundante “en la Sierra de San Javier sabemos que hay pumas pero no hay muchos, en toda la sierra tal vez no lleguemos a los 10 individuos”.

En lo que va del estudio, pudieron registrar la existencia de Pecarí de collar -“Chancho del Monte”-, Corzuelas, Hurones mayores y menores, Gato Montés, Ocelotes, Mayuato – “osito lavador”, ratones, murciélagos y comadrejas entre otras especies.

“Creemos que es muy importante que la gente conozca cuál es la riqueza de especies que tiene el lugar. Esta información sirve para el plan de manejo de la reserva para identificar las especies prioritarias sobre las que haya que desarrollar algún tipo de iniciativa, si es que hace falta”, concluyó.

Fuente El Tucumano

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here