Inicio Policiales Robaron $ 1,7 millón en una agencia de quinielas de Alberdi: el...

Robaron $ 1,7 millón en una agencia de quinielas de Alberdi: el propietario oriundo de Aguilares dijo que el dinero no estaba asegurado

0

El robo fue millonario, tiene matices de misterio, casi cinematográficos, y en Alberdi no hay un antecedente cercano de un hecho de esa magnitud. En la madrugada del viernes, desconocidos se alzaron con $ 1,7 millón de una agencia de quinielas de esa ciudad, ubicada a menos de una cuadra de la comisaría. El local, con domicilio en Mitre 515, es de propiedad del empresario Nicolás Alberto Drube, oriundo de Aguilares.

En principio, las investigaciones están focalizadas en el círculo íntimo del damnificado. Sucede que, en primer lugar, la caja de seguridad de hierro espeso, no fue violentada. Su puerta fue extraída de la estructura y dejada en el suelo, al parecer, con el solo fin de simular que se utilizó la fuerza. Sin embargo, no hay ningún indicio de que se haya usado barreta u otros elementos en el afán de abrir la armazón.

Además, el boquete abierto en la pared de fondo del inmueble, que da a un baldío, al parecer también se lo hizo para confundir la pesquisa y hacer creer que se ingresó por ahí. La abertura da al baño y debajo de ésta, hay un lavatorio que no presenta huellas de pisada, como tampoco el resto del piso.

El agenciero sostuvo que el robo se concretó entre las 0 y las 6 del viernes. “Todo indica que la caja se abrió con la llave correspondiente. No hay otra posibilidad. Incluso, creo que al local se ingresó por la puerta principal. Lo cierto es que gran parte de la plata la tengo que pagar si o si a la Caja Popular de Ahorros de la provincia. Para eso, voy a tener que entregar ahora el alma al diablo porque no estaba asegurada”, se lamentó Drube.

Del $ 1,7 millón sustraído, $ 1,2 millón correspondía a la recaudación de dos días de los distintos juegos de la Caja Popular de Ahorros de la provincia. Los restantes $ 500.000 eran de Drube.

“La llave estaba en poder de un empleado por razones de organización interna. Él fue quien me habló este viernes para avisarme de lo que había sucedido”, contó el hombre. Según dijo, no había otra copia de esa válvula. Al menos lo desconoce.

¿Por qué no había depositado aún ese dinero?

“Lo iba a hacer este viernes en la sucursal de Concepción. Solo lo puedo depositar en esa casa. Y los $ 500.000 de mi propiedad, también lo iba a sacar ayer porque iba a viajar a Buenos Aires a comprar una máquina. En realidad, tenía previsto llevar el dinero a casa el jueves por la noche, pero por salir apurado me olvidé” relató Drube.

Investigación

Peritos de la Policía estuvieron en el lugar del robo para rescatar elementos que puedan conducir al esclarecimiento del caso. “Desde un principio no se hicieron bien las cosas. Me llamó la atención que no se haya tomado muestras de las huellas dactilares que quedaron en la puerta de la caja. Ese hecho lo puse en conocimiento de la Justicia” , observó la víctima.

“Además -agregó- se está tratando de conducir el caso hacia un robo como otros en el que se utilizó la fuerza o violentó la caja de seguridad. Aquí, insisto, se actuó con absoluta facilidad. Se entró y se salió sin problemas”.

La fiscalía de Instrucción de turno de la Ia. Nominación, a cargo del fiscal Miguel Varela, está a cargo de la causa. El jefe de la Regional Sur de la policía, el comisario mayor Félix Concha, ha desmentido lo dicho de la víctima, al hacer hincapié en que, en principio, las pesquisas se orientaron a la intervención de personas ajenas a la agencia.

“Las investigaciones de rigor que se están llevando adelante y apuntan al círculo íntimo de Drube. Es que todos los elementos reunidos nos llevan a ese entorno, aunque no se descarta que más adelante se abran las pesquisas hacia otros sospechosos”, manifestó el oficial. Con base en los datos acumulados por los investigadores, ya se han formulado al fiscal Varela pedidos de distintas medidas. Concha confió en que de éstas pueden surgir elementos concretos que contribuyan a esclarecer el robo.

En Alberdi el hecho preocupó a los vecinos y generó los más diversos comentarios ventilados en las mesas de café.

Fuente La Gaceta

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here