Inicio Policiales Orán y el “milagro” de la cocaína que se convierte en yeso

Orán y el “milagro” de la cocaína que se convierte en yeso

0

El mundo del narcotráfico se está poblando de “milagros”, de episodios que retan las leyes de la naturaleza. En abril pasado se conoció la insólita desaparición de casi una tonelada de marihuana almacenada por la Policía bonaerense en un depósito de Pilar, faltante que sus custodios atribuyeron a una familia de ratas voraces con gusto especial por el cannabis.

Y hace dos semanas en Salta se detectó otro fenómeno químico inexplicable: en pleno acto de quema de cocaína secuestrada en diferentes causas del juzgado de Orán se descubrió que 50 de los 300 kilos destinados al fuego se habían convertido en yeso.

El reemplazo de la droga fue descubierto el pasado viernes 15 de junio por el magistrado Gustavo Montoya que, como subrogante del Juzgado Federal de Orán, había viajado 400 kilómetros hasta Salta para hacer la cremación de la cocaína en el parque industrial de esa ciudad ya que en Orán no existe horno pirolítico.

“Todo estaba dispuesto para la quema, eran unos 300 paquetes de un kilo aproximadamente, secuestrados en distintas causas por Gendarmería Nacional. Fue el juez Montoya el que notó que uno de los paquetes estaba como desarmado y húmedo”, contó al diario Clarín una fuente del caso por el que ya se abrió una investigación y se requisaron la casa y los autos de dos gendarmes responsables de la custodia de la droga, aunque con resultado negativo.

Las sospechas de Montoya se confirmaron rápidamente. Ahí mismo se tomó el ladrillo de la supuesta cocaína y se le hizo la prueba reactiva: la sustancia no se puso azul. Ante este panorama, el juez decidió dar marcha atrás y volvió 400 kilómetros para atrás con los 50 paquetes sospechados que pertenecían a un mismo secuestro.

El nuevo análisis no hizo mas que sumar escándalo: unos 60 de los 300 ladrillos de cocaína que iban a ser cremados eran de yeso o una sustancia similar que ahora será peritada en profundidad por la Policía Federal.

“Todo fue muy burdo, al punto de que un primer recuento descubrió que se llevaron 50 ladrillos de cocaína y los reemplazaron por 60 de yeso… ¡10 más! A simple vista se notaba que la foto del cargamento secuestrado no se correspondía con el que había llegado a Salta para ser quemado”, agregó la fuente consultada.

De alta calidad -por estar cerca del centro productor (Bolivia) y a un precio de entre 1500 a 2000 dólares el kilo- el faltante se convirtió en una ganancia bastante importante para alguien. Y ahora el juez Montoya y el fiscal Carlos Amad tratan de averiguar donde se hizo el “cambiazo”.

“Es mucha droga, mucho dinero. Esto no se mete en el mercado así nomás. Acá hay una organización detrás”, evaluaron los investigadores.

Por lo pronto, Gendarmería reemplazó al jefe del Escuadrón 20 de Oran. Al parecer, este desplazamiento ya estaba programado antes del “Yesogate”.

Para evitar inconvenientes futuros, el juez Montoya ya decidió que en el juzgado no se guarde más la droga secuestrada en operativos y que sea cada Fuerza la que esté encargada de resguardar los decomisos de estupefacientes.

En la imagen de arriba, el secuestro original de cocaína en Salta. En la de abajo, los paquetes con diferente color. En algunos hallaron yeso.

Y Reynoso también

Esta no es la primera vez que un faltante de cocaína pone en el centro de la polémica a las autoridades de Orán. En abril pasado el ex juez federal de esa localidad Raúl Reynoso (hoy en juicio por proteger a narcotraficantes) fue indagado por el juez federal Julio Bavio por el faltante de 11 kilos de cocaína que estaban a resguardo de su juzgado para ser cremados.

“Sacaban la droga, precisamente cocaína, de los depósitos del juzgado federal de Orán, con autorización de Reynoso, y la entregaban”, declaró en 2016 un testigo que también sostuvo que este magistrado le exigió para sobreseerlo que contratara como abogado a su cuñado y le pagara 50.000 pesos.

Hasta el momento la acusación concreta contra Reynoso es por tres casos puntuales:

1)-Causa 52000841/2011 “Mondaca, Emanuel Guillermo por Infracción a la Ley 23.737”. Se constató la sustracción de 4,405 kgs. sobre el total secuestrado 966,241 kgs que Gendarmería había incautado el 19 de junio de 2011. El faltante se descubrió al momento de la pericia química realizada 11 días después del secuestro.

2)-Causa 1433/2013 “Britez, Pedro Eduardo – Sarmiento, Guillermo Jaime por Infracción Ley 23.737”. El faltante es de 6,658 kgs. sobre el total de 97,893 secuestrados por Gendarmería en Tartagal el 11 de junio de 2013.

3)-Causa 1967/2013 “NN S/Inf. Ley 23737”. Se constató la sustracción de un paquete sobre 31 secuestrados que habían sido guardados en dos mochilas.

En la causa a cargo de Bavio incluso consta un oficio firmado por Reynoso y remitido al administrador de Aduanas en 2012, mediante el cual le informa que dos subalternos suyos están autorizados a trasladar efectos del juzgado -entre ellos droga- en sus autos particulares.

Fuente Clarin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here