Inicio Policiales A cinco organizaciones le quitaron casi $ 10 millones en drogas y...

A cinco organizaciones le quitaron casi $ 10 millones en drogas y en dinero en efectivo

318
0

Los números siempre son fundamentales para hacer balances y comparaciones. También se los usa para cuantificar diferentes situaciones. En lo que va del año se desarticularon cinco organizaciones narcos, más que en todo 2017, que fueron tres. En menos de seis meses, no sólo quedó demostrado que existen organizaciones que están traficando para abastecer el mercado local, sino que tienen alcance nacional e internacional.

El grupo que dirigían Nilda “La Cabezona” Gómez y Miriam “La Negra” Soria fue el primero en caer. Después detuvieron a los integrantes de la organización que dirigía Antonio “Tony” Lobo, grupo que desde una localidad de Burruyacu habría recibido cocaína desde Salta y después la distribuía a esta y otras provincias. Por último, Francisco Ruoti fue interceptado en Santiago del Estero cuando trasladaba 40 kilos de cocaína, pero se sospecha que tenía en esta provincia el centro de acopio y que trasladaba la mercancía a otras provincias.

Las cinco organizaciones desbaratadas en menos de seis meses en 2018 sirvieron para que se conozcan al menos tres nuevas caras del narcotráfico. Por un lado, hay tucumanos y salteños que se dedican al traslado de grandes cantidades para abastecer a 23 redes de narcomenudeo, al menos, que existirían en la provincia. También hay indicios que algunos clanes han desarrollado la logística necesaria para comprar la droga de manera directa y así evitar los intermediarios. También hay sospechas de que algunas bandas ya se dedican hasta el tráfico internacional de sustancias.

Los hermanos Juan y Amado Paradi, que habían sido condenados por droga, fueron detenidos porque los acusaron de dirigir una banda desde el sur de la provincia. Los investigadores encontraron en un campo que ellos arrendaban unos 270 kilos de marihuana, pero sospechan que manejaban una cantidad mucho mayor, ya que habrían pagado por lo menos 12 vuelos más. En total, habrían recibido más de dos toneladas de “yerba”. El destino de la mercadería que llegaba desde Paraguay, según confiaron fuentes judiciales, habrían sido distintas provincias y, posiblemente, Chile, en un ruta que podría haber unido Catamarca y La Rioja.

La investigación del Clan Reyna no solo derivó en la detención de la mayoría de los integrantes, sino que además sirvió para apresar a sus supuestos proveedores misioneros. Los tucumanos que operaban en la barrio Juan XXIII (“La Bombilla”), que nunca se enteraron de la detención del grupo, habrían optado por buscar esa sustancia con otros vendedores.

Hay otro dato interesante: de las cinco pesquisas, cuatro fueron dirigidas por el fiscal federal Pablo Camuña. “Se necesitan más recursos. Mi fiscalía tiene solamente tres personas para sostener este trabajo. Se necesita especialización, capacitación, incentivos para las fuerzas de seguridad. Hace falta acompañar -agregó- las declaraciones públicas con dotación concreta de recursos. Por caso, hace un año estamos esperando que el Gobierno nacional habilite presupuesto para dar realidad a la Procunar Tucumán, lo que permitiría incrementar significativamente nuestra capacidad”, destacó.

Aunque no formaron parte de ninguna investigación, en procedimientos importantes -no están contemplados los secuestros realizados en quioscos- se incautaron más de 150 kilos de cocaína y más de 36 de marihuana.

El costo

En total, según las estimaciones de los investigadores, a estas organizaciones se les incautó más de 28,5 kilos de cocaína y casi 300 kilos de marihuana.

El kilo de cocaína, en la frontera con Bolivia, se cotiza a U$S 3.500, por lo que a las organizaciones se les incautó mercadería que supera los más de $ 2, 6 millones. En tanto, la marihuana decomisada fue valuada en más de $ 4 millones. Pero si se agrega el valor de las sustancias incautadas en los otros procedimiento, la cifra se estiraría a más de $ 22 millones (más de $ 17,5 millones en cocaína y casi $ 5 millones de marihuana).

Las cuentas se incrementan mucho más si se tiene en cuenta que a todas las organizaciones desarticuladas se les incautó dinero. Según confiaron fuentes judiciales, el efectivo llegaría a los $ 3 millones.

Los procedimientos generaron otro dolor de cabeza, ya que fue muy difícil conseguir lugar para alojarlos. Tras las rejas terminaron más de 30 personas y en esta lista no están contemplados los Paradi, quienes fueron alojados en calabozos catamarqueños.

Golpe 1: Los narcobagayeros

El 16 de abril, personal de la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal detiene en Orán a Mario Pasarín, acusado de ser el cabecilla de una organización que habría trasladado unos 20 kilos semanales de cocaína a la provincia. Según la investigación, la droga se las podría haber vendido a diferentes redes de narcomenudeo tucumanas o de otras tierras y abastecido a sus propios quioscos que funcionaban en Bella Vista, Famaillá y Acheral. La Justicia Federal procesó a por lo menos 11 personas al estar acusadas de haber cumplido diferentes roles en la organización.

Golpe 2: Con chamán y todo

Una organización misionera ingresaba marihuana desde Paraguay para acopiarla en Buenos Aires y después distribuirla en varias provincias, fue desbaratada el 16 de abril por personal de la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal. El grupo, cuyos integrantes ya se encuentran procesados y encerrados en calabozos, venía siendo investigado desde hace dos años por el fiscal federal Pablo Camuña. Una de las particularidades de esta banda es que habría contado con el servicio de “El Maestro”, un chamán que anunciaba cuando debían movilizar la carga.

Golpe 3: Atrapan a mayoristas

José Enrique Méndez, hermano del intendente de Salvador Mazza, fue detenido por la Digedrop junto a un ciudadano cuando traía a la provincia unos seis kilos de cocaína. La carga, según la investigación, estaba por ser entregada a más de una red de narcomenudeo que tenía quioscos de venta de drogas en todo el Gran San Miguel de Tucumán. Entre los aprehendidos por comercialización, aparecen dos conserjes de una escuela y una pareja que habría tenido algún tipo de relación laboral en la comuna de El Cadillal.

Golpe 4: Lluvia de marihuana

Los hermanos Juan y Amado Paradi y al menos dos personas más fueron detenidas por Gendarmería Nacional en procedimientos que se realizaron en Concepción y en Aguilares. Los investigadores, gracias a un sistema de ubicación, encontraron en una finca de Monteagudo más de 260 kilos de marihuana enterrados. La carga, según los pesquisas, había sido arrojada desde una avioneta. En Catamarca, donde se inició la investigación, se cree que la organización recibió al menos otros 12 cargamentos por vía área. La podrían haber llevado a Chile.

Golpe 5: El fin de un clan

Los Reyna es uno de los tres grupos sospechados de haber montado una red de narcomenudeo en el barrio Juan XXIII (“La Bombilla”). El sábado, en un megaoperativo realizado por la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal, encontró indicios suficientes que le ayudarían probar cómo eran los engranajes de la banda. Al parecer, el grupo traía drogas (cocaína y marihuana) en grandes cantidades para venderla al mayor. También, después de estirarla, la habrían procesado en viviendas que tenían como acopio para luego abastecer sus quioscos.

Fuente La Gaceta

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here