Compartir
Nacionales

Manejaba a 100 km/h en una curva, el micro volcó y murieron 19 personas: “A los choferes nos presionan”, dijo

Lo declaró el chofer del ómnibus de Turbus que protagonizó el fatal accidente en Mendoza. Mañana se cumple un año de la tragedia.

Manejaba a 100 km/h en una curva, el micro volcó y murieron 19 personas: “A los choferes nos presionan”, dijo

“Cometí un error. Espero algún día puedan perdonarme”, dijo el chofer chileno Francisco Sanhueza (38), que causó la muerte de 19 personas y 20 heridos cuando volcó en la ruta de alta montaña entre Mendoza y Santiago de Chile. El martes se escucharán los alegatos del juicio oral y luego el tribunal podrá dictar sentencia. Las pericias y los testimonios coinciden: Sanhueza conducía a 100 kilómetros por hora cuando en esas curvas el máximo permitido es de 40 km/h, desoyó los pedidos de los pasajeros para que redujera la velocidad y volcó derrapando varios metros sobre el asfalto.

El chofer, que podría afrontar una pena de entre 8 y 25 años de prisión, declaró en el juicio oral por el accidente ocurrido el 18 de febrero del año pasado. Trató de justificar las maniobras que lo llevaron al vuelco: “Fui encandilado por al menos dos autos y perdí el sentido de la ruta”, explicó. Luego, admitió que iba rápido, pero culpó a las exigencias que imponen las empresas de transporte para cumplir con horarios de viaje: “A los choferes nos presionan”, dijo.

Tragedia en Mendoza. (AFP)

En la declaración, que duró casi 50 minutos, Sanhueza admitió su culpa: “Cometí un error y pido disculpas, espero que me perdonen algún día”. Y sumó: “No sé si volveré a manejar”.

Los integrantes de la Octava Cámara del Crimen de Mendoza deberán descifrar por qué alcanzó los 100 kilómetros por hora, desoyendo al chofer acompañante y a los pasajeros, en una curva donde la velocidad exigida no puede superar los 40 kilómetros por hora. Todos los testigos dijeron que el conductor iba rápido camino a la frontera con Chile, para evitar la cola de vehículos en la Aduana, evitar la espera y llegar a horario a su destino, Santiago de Chile.

El chofer fue imputado por “homicidio simple con dolo eventual más lesiones gravísimas”. El fiscal Gustavo Pirrello detalló que Sanhueza no registró alcohol ni drogas en sangre, pero fueron coincidentes los testimonios: “Algunos pasajeros declararon que le pidieron a gritos al chofer que bajara la velocidad, pero éste hizo caso omiso, a tal punto que el chofer acompañante, Pedro Vargas, que estaba descansando atrás, se levantó para pedirle que lo hiciera”, relató el fiscal. El vuelco ocurrió cinco minutos después.

Tragedia en Mendoza. (AFP)

La pericia policial aseguró que la velocidad a la que circulaba el vehículo en el límite entre Mendoza y Chile era de 105 kilómetros por hora. Un perito contratado por Turbus declaró ante los jueces que el tacómetro del colectivo marcó que la curva del vuelco la tomó a 99 kilómetros por hora”. Y agregó: ” no accionó los frenos en ningún momento. Mi opinión es que estuvo bien porque si los accionaba favorecía aún más el vuelco”.

La defensa reconocerá el exceso de la velocidad, pero insistirá en que el chofer no tuvo la intención de causar el accidente. “Por más que le den la máxima pena, se llevó 19 vidas y dejó a mucha gente y niños como hijos con marcas para toda la vida. Es una burla si le dan 25 años.”, dijo Jorge Maldonado, quien perdió a su esposa Eliana Oro, embarazada, y tuvo a su hijo Liam (3), internado varias semanas con heridas graves. Maldonado viajaba con su familia en el micro y es uno de los sobrevivientes, contó cómo está su pequeño hijo: “Está bien, animado, sabe que no está más su mamá. Por ahí salimos y tira besos al cielo, no tiene muy claro porque era muy chiquito pero se acuerda siempre de ella”.

La tragedia ocurrió a sólo dos kilómetros del límite con Chile, al volcar el colectivo de la empresa trasandina en la llamada Curva de Yeso. La mayoría de los pasajeros que murieron eran argentinos. Sólo dos extranjeros, una pasajera peruana y otra, chilena. Los choferes resultaron ilesos. Las historias detrás de cada nombre son desgarradoras: viaje de vacaciones en familia, compras escolares, búsqueda de empleo y escapada de fin de semana con amigos. La tragedia dejó huérfanos a dos hermanos sanjuaninos, Thiago (4) y Dylan (2) Olivera, quienes perdieron a su mamá y su papá, María Fernanda Sánchez (24) y Víctor Olivera (35) que emprendían unas vacaciones a Chile en familia.

Fue impactante la declaración ante la Justicia de la mendocina Claudia Vila (39), quien quedó cuadripléjica por el accidente. Recordó que viajaba en el tercer asiento, muy cerca del conductor y que desde que comenzó el viaje estaba preocupada por la velocidad que llevaba el micro. En la sala de debates, la mujer miró al chofer y le dijo: “Aún si a usted le dieran 25 años de condenada, sería como un regalo. A mí me queda toda una vida en esta silla de ruedas”.

Mañana, a un año de la tragedia, los familiares se reunirán en la terminal de ómnibus de Mendoza, desde donde salió el micro, para rendir un homenaje a las víctimas y pedir justicia.

Soltarán globos al cielo.

Tragedia en Mendoza. (AFP)

Fuente Clarin