Inicio Locales Dra. Edith Pastoriza Alzabé: “es lindo ser médico, pero hay que abrazarlo...

Dra. Edith Pastoriza Alzabé: “es lindo ser médico, pero hay que abrazarlo con ganas, con cariño y sentir que tu profesión es tu vida”

0

Hoy se celebra el Día del Pediatra en Argentina. Esta efeméride hace homenaje a todos los pediatras del país y se celebra en esta fecha ya que fue el 20 de octubre de 1911 cuando se fundó la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). Esta organización es una de las entidades científicas más antiguas del país, congrega a los médicos pediatras y a interesados en el estudio y la atención del ser humano en su período de crecimiento y desarrollo.

En Aguilares la reconocida pediatra aguilarense, Dra. Edith Pastoriza Alzabé, celebró en marzo pasado sus 50 años de profesión al servicio de los niños y en una entrevista con INFOAGUILARES hizo un repaso por su vida de estudiante, su trayectoria en la medicina y su vida familiar.

El día que se recibió, después de rendir el ultimo examen (Pediatría), tuvo que cumplir una promesa que consistía en “Ir caminando desde mi casa, que era en la Avenida Sarmiento (en San Miguel de Tucumán), hasta el primer Cristo; te imaginás que salí del Hospital de Niños con toda la euforia y la locura. Tomé un ómnibus, me cambié, me puse las alpargatas y partí caminando hasta el Cristo rezando, por supuesto, como era la promesa”, detalló la profesional de la salud.

Una vez cumplida la promesa, la Dra. Edith tomó el ya desaparecido “Trébol” y regresó a Aguilares en donde la esperaba su padre para felicitarla por el logro alcanzado. “Antes no era que iba tu papá, tu mamá, los autos; no había batucada”, recordó.

Según contó, una semana después de haberse recibido abrió su propio consultorio. “La idea era la siguiente: yo continuaba en el Hospital de niños, iba a abrir dos o tres veces por semana acá, en el consultorio de mi papá”. En aquel entonces, la joven Edith pensó que al ser una mujer médico no iba a tener pacientes. Sin embargo, “de a poco comenzaron a llegar por curiosidad y aquí me tenés, trabajando hasta el día de hoy”.

Su Familia

Edith es hija de Victoriano Bernando Pastoriza, un reconocido médico en Aguilares, oriundo de Catamarca, y de Mercedes Alzabe de Pastoriza, maestra y profesora de arpa, recibida en la facultad de Bellas Artes.

La doctora es la segunda de cuatro hermanas: la mayor es Inés, que es Licenciada en Letras; después están Antonia, que es abogada y ex Jueza; y Jacinta, que ya murió y era arquitecta y docente de la Facultad de Arquitectura.

Sus estudios y trabajos

Edith se recibió primero de nutricionista en Buenos Aires, título universitario que obtuvo en el año 1955. A partir de allí comenzó a trabajar en la ENET Nº1 de nuestra ciudad en donde ejercía como profesora. A su regreso de Buenos Aires, se inscribió en la carrera de medicina.

Una vez recibida, comenzó a trabajar con su padre, quien dejó de ejercer la medicina dos años después de que Edith se convirtiera en médico. “Él dejó de ejercer y se dedicó al campo, pero él estaba en casa y cuando yo tenía alguna duda corría a preguntarle, obviamente”, recordó.

Miles de niños pasaron por su consultorio y con el paso de los años, la Dra. Pastoriza fue convirtiéndose en una profesional de renombre, por lo que recibía en su consultorio chicos de distintos lugares de la provincia. “Tengo y tuve pacientes muy queridos de Graneros, La Madrid, La Cocha, Los Altos, San Pedro de Guasayán, Alberdi, Santa Ana, Los Sarmientos, La Tipa, Villa Quinteros, Concepción, La Trinidad, Lules, entre otras ciudades y pueblos”. Muchos de esos niños que alguna vez atendió, hoy son padres que llevan a sus hijos al consultorio de la Dra. Edith.

La Dra. Pastoriza además de atender su consultorio particular trabajó como docente en la Escuela de Enfermería. También fue la primera instructora de la pasantía rural. Ambos cargos obtenidos por concurso ganado en la Facultad de Medicina de la UNT.

Años más tarde, fue nombrada Directora del Centro Cultural Ricardo Rojas. En esa época, se desempeñó –por las mañanas- como directora del Caps de Villa Belgrano, que ahora lleva su nombre como homenaje a su labor y gestión.

Su pasión por la medicina la lleva a seguir capacitándose, con un grupo de pediatras de Aguilares. “Un médico que no se capacita, se queda; hoy en día la tecnología ha cambiado, los conocimientos hay que ponerlos al día”, señaló.

Para finalizar, la Dra. Edith reflexionó: “ser Pediatra es muy lindo; estar en contacto con la gente es muy lindo, pasas momentos hermosos de tu vida, a veces son tristes, otras veces con mucha alegría; y otras, en la soledad de la noche te quedas con la angustia de ver cómo sigue el niño”.

De todos modos es lindo ser médico, pero hay que abrazarlo con ganas, con cariño y sentir que tu profesión es tu vida”, concluyó.

FELIZ DÍA DEL PEDIATRA QUERIDA EDITH!!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here