Compartir
Nacionales

Golpe al azúcar: habrá que pedirla al mozo en los bares y restaurantes de Córdoba

Se aprobó una ordenanza que exige que no se exhiba el endulzante en las mesas. Quejas del Centro Azucarero Argentino.

Golpe al azúcar: habrá que pedirla al mozo en los bares y restaurantes de Córdoba

El Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba sentó hoy un precedente negativo para el consumo de azúcar. El cuerpo deliberativo aprobó esta mañana un proyecto que limita la provisión de azúcar en locales gastronómicos, pese al intento de último momento del Centro Azucarero Argentino de prolongar el debate e influir en la decisión.

Según informa La Voz del Interior, la ordenanza lleva como tema el “uso responsable del azúcar” y en su punto más importante equipara al azúcar con la sal en bares y restaurantes: ya no estará el azucarero ni los sobrecitos en la mesa, de libre disponibilidad. Como ocurre ya desde hace años en la capital cordobesa con los saleros, habrá que pedírselos a los mozos y empleados del local.

La nueva ordenanza, surgida por iniciativa de los concejales oficialistas Lucas Balián y Juan Balastegui, exige además que todos los locales con despacho de bebida al público en lugares públicos y semi públicos como cantinas de clubes o espectáculos tengan entre sus productos de venta al público alternativas sin azúcar. También exige que el 10% de los productos que venden las heladerías sea light o sin azúcar.

Entre los fundamentos del proyecto se destaca la intención de promover un consumo cuidado del azúcar. Es por esto que todos los locales deberán exhibir en un lugar visible a los clientes un cartel con la leyenda: “El consumo excesivo de azúcar es perjudicial para la salud”.

Publicidad negativa

El Centro Azucarero entiende que esto es una publicidad negativa para su producto y que le atribuye una responsabilidad excesiva como causa de enfermedades que entiende multicausales como la diabetes y la obesidad.

Entre las sanciones a quienes incumplan la ordenanza, se estableció que habrá intimaciones, antes de pasar a multas o clausuras, frente a la repetida falta de cumplimiento de la norma.

Fuente La Gaceta