Compartir
Locales

El exsenador Sergio Mansilla negó una traición en el peronismo

El exsenador Sergio Mansilla negó una traición en el peronismo

Aguilares.- Sergio Mansilla, ex senador nacional y uno de los referentes del alperovichismo, reniega porque la discusión y las dudas internas no permiten al peronismo celebrar lo que, a su juicio, fue un gran resultado electoral. Además, cree que el pleito judicial que tramita desde 2015 por la banca que ganó en aquellos comicios no permitiría a la Legislatura cubrir, de manera provisoria, ese escaño. “Hace dos años ganamos por 120.000 votos. Hoy, con un gobierno nacional en contra, con la capital y dos de los municipios más importantes en contra, sacamos 140.000 de diferencia. No se le está dando la importancia en Tucumán a esta victoria, pero sí en el país”, comparó.

– ¿Y por qué no se festeja?

– El resultado de agosto hizo confundir a algunos dirigentes. En las PASO hubo listas que salieron a pelearnos en una interna porque tienen diferencias que muchas veces en el peronismo son irreconciliables. Esos votos no iban a venir. Habría que analizar el fenómeno de Ricardo Bussi, porque la última elección que tuvo protagonismo había sido en 2003, cuando el padre ganó la capital y en la legislativa ganaron ellos y sacaron dos senadores, siendo gobernador Alperovich. El electorado de Tucumán es complicado. Es mentira que una parte del peronismo traicionó; es un análisis fácil y engañosos.

– Hubo denuncias de fraude que involucran a Cambiemos

– Yo no hablo de eso, muchos de los que nos acusaron en 2015, son los acusados de hoy. Pero de parte del PJ no hubo clientelismo porque fue la orden que se bajó.

– Se dice que la Legislatura cubrirá de manera provisoria con César Dip la banca que ganó usted.

– “Kelo” es uno de los pocos amigos de la política. Mi compromiso era encabezar la lista de legisladores por el Oeste para tratar de aglutinar a todos los intendentes. A pesar de todo lo que nos hicieron fue la lista que más votos sacó, más de 75.000 votos. Tuvimos casi 25.000 votos impugnados en la sección, lo que nos hace presumir que podríamos haber sacado aún más diferencia. Kelo está en su derecho de hacer la presentación que crea. Judicialmente hicimos lo que correspondía. La Justicia debe decidir si nos da la razón a nosotros o no. Ahora, estoy en la nebulosa porque si sigue esta situación hasta 2019 no se si podré ser candidato o no nuevamente.

– ¿La Cámara tiene facultades para cubrir esa banca de manera provisoria?

– Si hubiese sido así, yo hablaba con los legisladores -que la amplia mayoría es del Frente para la Victoria- y hubiese asumido yo. Hay una orden de la Justicia que dice ‘no asuma’ porque no está autorizado por la Justicia… Yo creo que no, pero evidentemente hay algún movimiento en ese sentido.

– Peronistas díscolos y hasta del oficialismo le apuntan hoy al alperovichismo y al cristinismo.

– Esto es circunstancial. Venimos de un gobierno de 12 años que ganó todas las elecciones. Todos provenimos de esa mala palabra que es el alperovichismo, para algunos, ahora. Todos. Me hacen ver a mí como un emblema del alperovichismo, pero todos hemos estado en ese proyecto. Curiosamente algunos que hoy cuestionan al alperovichismo y al cristinismo son los primeros que los recibían en el aeropuerto cuando venían a Tucumán. O me van a decir que (Germán) Alfaro no lo conoce a José López, que (Domingo) Amaya tampoco lo conoce. Vamos… si hasta dos meses antes de la presentación de listas en 2015 la fórmula era Amaya-López o López-Amaya. Todos los que estamos en política sabemos que es así. Hoy no lo conocen… hay compañeros que seis meses antes de que termine la gestión se dieron cuenta de que era un gobierno corrupto, cuando les dio la posibilidad en 12 años de hacer la mejor intendencia que hubo en Tucumán, por lejos. Hoy, Cristina prácticamente desde la cárcel saca el 37% de los votos; más de lo que le hicieron a esta mujer no se le puede hacer. Y para sacar el 37% en Buenos Aires algo debe haber hecho, no es que la gente es arriada o es tonta.

– El peronismo es verticalista, ¿puede funcionar con una conducción de tres cabezas?

– Hoy la prioridad en Tucumán es reconocer que hicimos una buena eleccción; la reconocen a nivel nacional y aquí nos estamos cuestionando entre nosotros. Nos quieren llevar a pelearnos entre nosotros. ¿Cómo está la relación entre Amaya, (José) Cano, Alfaro y (Silvia) Elías de Pérez? Ellos están 10 veces más peleados que nosotros. ¿O es natural que el mentor de Alfaro, que es Amaya, haya quedado afuera de la lista y que esté la señora de Alfaro? No es natural. Hoy, Amaya está fuera de competencia y Cano también. ¿Eso no va a influir en la elección de 2019? Por supuesto que va a influir. Nosotros dependemos de tres personas nada más; mientras que ellos son cinco, seis o siete los que opinan. Ellos tienen muchos más problemas, pero nosotros somos conscientes de una cosa: nos hacemos falta todos, nadie puede prescindir de nadie. Ni Manzur de Alperovich, ni Alperovich de Jaldo. Todos nos hacemos falta para poder ganar la elección en 2019 como la ganamos ahora. Depende de ellos tres el futuro del peronismo en Tucumán.

Fuente: La Gaceta

1 Comentarioen este Artículo

  1. arguello joaquin

    EJEMPLO PARA TUCUMÁN NUESTRO QUERIDO SERGIO MANSILLA.

Comments are closed.