Compartir
Policiales

El delincuente abatido por un policía hace poco había salido de la cárcel

El cómplice del fallecido huyó con $ 20.000 que le habrían quitado al efectivo. Los vecinos piden más patrullajes en la zona. El hombre de 30 años recibió un tiro en el pecho después de atacar a un uniformado en la vereda de un quiosco que hace fotocopias

El delincuente abatido por un policía hace poco había salido de la cárcel

San Miguel de Tucumán.- Bernardo Concha, de 30 años, bajó armado con un revólver, de la moto que manejaba un cómplice y apuntó contra el joven agente que salía de una fotocopiadora. Así es el relato de fuentes policiales, que agregan que comenzó a revolverle los bolsillos y a quitarle todo lo que hallaba hasta que le abrió la campera y vio que su víctima tenía una chapa identificatoria. El conductor de la moto le ordenó, entonces, que le disparara.

Pero el policía sacó su arma reglamentaria de la cintura y mató de un tiro en el pecho a Concha. Al verlo muerto, el conductor de la moto apretó el acelerador y huyó con unos $ 20.000 que ya habían logrado quitarle a la víctima, según las fuentes policiales.

Sitio de otro crimen

El episodio ocurrió en la avenida San Ramón, a metros de la avenida de Circunvalación y a unas cuatro cuadras del lugar en que asesinaron al mozo Diego Costilla durante un asalto hace dos meses.

“Escuché un tiro pero no sé cuántos habrá habido. Por ahí son parecidos a los cohetes y nunca se sabe. Pero la zona está peligrosa. Mi marido me acompaña todos los días a tomar el colectivo. Necesitamos más policías”, señaló una vecina que miraba trabajar a los peritos. “A mí me hicieron este corte en la muñeca para robarme el celular”, acompañó un changarín que tenía a un costado su carro y su caballo. Fueron los únicos que se animaron a hablar. El resto, con los ojos envueltos en temor, se negó a hacerlo o argumentó que recién llegaban al lugar.

Poco después del homicidio, el cuerpo fue tapado con una lona verde que no alcanzaba a cubrirle la cabeza. A pocos metros de allí, había varios niños mirando la escena. El joven abatido -vestido con ropa deportiva y zapatillas azules-, quedó entre un poste de luz -con la leyenda de la fotocopiadora- y la pared del negocio, que se mantuvo cerrado con una reja durante todo el trabajo de los investigadores. Al lado del cuerpo estaba el revólver calibre 38 que habría utilizado y la motocicleta del policía.

Los implicados

Fuentes de la causa afirmaron que Concha, de 30 años, era oriundo del barrio Juan XXIII° (conocido como “La Bombilla”), pero que en los últimos años se había radicado en Villa 9 de Julio. Se informó que tenía varios antecedentes e incluso que había salido hace poco de la cárcel. Las fuentes creen que fue hace cuatro meses, aunque sus familiares habrían confirmado que hace tres semanas.

El policía trabaja en la fuerza desde hace ocho años y lleva cuatro en Patrulleros del 911. Tiene el cargo de agente.

Anoche el efectivo declaraba ante el fiscal Washington Navarro Dávila. Sin embargo, fuentes judiciales confirmaron que quedaría en libertad porque habría actuado en defensa propia. Por otro lado, como indica el protocolo, el policía se encuentra en situación pasiva hasta que administrativamente se aclare el episodio.

Fuente La Gaceta