Compartir
Policiales

El agente que asaltó a una policía embarazada confesó: “Quiero pedir disculpas”

La jueza penal, Sandra Valenti, ordenó que el sujeto que prestaba servicios en la Agencia Provincial de Seguridad Vial permanezca con prisión preventiva por un tiempo indeterminado

El agente que asaltó a una policía embarazada confesó: “Quiero pedir disculpas”

Santa Fe.- “Quiero pedir disculpas”. Así, corto y conciso, se refirió ayer en la Sala I de tribunales, Rodrigo Agustín Hilbe, un muchacho de 30 años que se desempeña desde 2014 como agente de la Policía de Seguridad Vial y que el jueves de la semana pasada fue detenido luego de asaltar, en plena vía pública, a una mujer embarazada que presta servicios en la Policía Comunitaria.

Sus dichos fueron en el marco de la audiencia de prisión preventiva, donde la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sandra Valenti, ordenó que el efectivo permanezca detenido en un establecimiento penitenciario hasta tanto la investigación concluya y se realice el juicio. El agente fue imputado el sábado pasado por “tentativa de homicidio doblemente calificado (por el empleo de arma de fuego y críminis causae) y tentativa de robo doblemente calificado (por el empleo de arma de fuego y por ser miembro de las fuerzas policiales); ambos delitos fueron atribuidos en concurso real”.

El dictamen de la magistrada hizo lugar al planteo del fiscal del caso, Gonzalo Iglesias, quien pidió que Hilbe quede en prisión preventiva al existir un posible entorpecimiento probatorio: que a la victima, que cursa la semana 36 de su embarazo, sufra algún tipo de represalia.

Desde la otra vereda, el defensor del imputado, Lisandro Aguirre, del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal, cuestionó la solicitud del fiscal tras requerir la libertad o alguna medida alternativa a la prisión.

En primera persona

Durante la audiencia, Hilbe declaró ante la jueza Valenti y confesó que el 28 de septiembre, alrededor de las 13.30, salió de su casa con su arma reglamentaria y la credencial de agente de la fuerza. El destino dijo que fue ir hasta la sucursal del banco de Santa Fe de avenida López y Planes y Pedro Centeno.
Una vez allí, observó que del cajero salió una mujer. Se trataba de Mónica G., una muchacha de 26 años que cursa su semana 36 de embarazo.

Hilbe la vio y luego siguió durante dos cuadras. Al llegar a la esquina de Cochabamba y Perú (Bº Barranquitas) abordó a la joven y le exigió que le entregue el dinero que había extraído del cajero. Dicho pedido -que según para el fiscal fue por medio del uso de su arma reglamentaria- se dio por un “estado de locura” que se habría generado por no tener dinero.

“En ese momento, cuando me doy cuenta de lo que estaba haciendo le pedí disculpas y me fui del lugar”, confesó el agente a la jueza. En tanto, negó haber utilizado su arma de fuego y gatillar en dos oportunidades contra la zona del vientre de la mujer.

“En ningún momento saqué el arma”, aseguró. Además explicó que por el tipo de arma de fuego que llevaba con él, jamás podría haber gatillado en dos oportunidades.

Por tal razón y en otro tramo de la audiencia dijo: “Quiero que diga la verdad -por la victima- . Yo no saqué el arma”, reiteró. De todas formas le pidió disculpas a la mujer asaltada.
“Quiero pedir disculpas a la familia de la victima y a mi familia”, destacó. Por último se lamentó de su delictivo acto ante la fuerza. “Quiero pedir disculpas a la institución policial” sentenció.

Cruzados

Tras culminar su declaración, el defensor realizó una serie de cuestionamientos en torno a como se dio la investigación y también a como se trató el caso en los medios de prensa santafesinos. Sobre esto último, leyó algunos titulares de diarios y señaló que los mismos condicionan la investigación.

En torno a como se dio el suceso, Aguirre señaló que de las nueve personas que participaron en la aprehensión de Hilbe, nueve eran agentes policiales de distintas reparticiones por lo que dijo tener ciertas sospechas en torno a como se dio el procedimiento.

A su vez, resaltó que por el momento hay dos versiones cruzadas. La de su defendido y la de la victima. Esta última fue la que sindicó al agente detenido como quien sacó su arma reglamentaria para asaltarla. Sobre esa versión, Aguirre remarcó que “resulta inverosímil que el arma fue utilizada”. “Las evidencias tienen una falta de tipicidad objetiva”, indicó el defensor.

En otro de los cuestionamientos, se refirió a que su defendido podría tener una medida alternativa, porque si bien, el pase a disponibilidad ya fue realizado de parte de la Dirección de la Policía Vial, por el momento seguirá percibiendo parte de su salario, con lo cual el arraigo laboral persistirá. Dicho planteo surgió en base a que el fiscal Iglesias cuestionó que Hilbe había perdido su trabajo tras el pase a disponibilidad ordenado por la fuerza tras el suceso.

Al respecto, el fiscal Iglesias rechazó los pedidos del defensor y señaló que existen riesgos procesales -como el de entorpecimiento probatorio- en torno al testimonio de la victima, la cual se podría encontrar en estado de vulnerabilidad si el agente imputado transita el proceso en libertad.

La solicitud del fiscal fue aceptada por la propia jueza Valenti, quien tras dar sus fundamentos de manera oral, ordenó la prisión sin plazos para el agente.

Fuente http://www.unosantafe.com.ar/judiciales/el-agente-que-asalto-una-policia-embarazada-confeso-quiero-pedir-disculpas-n1480557.html