Inicio Deportes Vélez festejó ante Belgrano por un bombazo a lo Roberto Carlos

Vélez festejó ante Belgrano por un bombazo a lo Roberto Carlos

0

Final a pura fiesta en el Amalfitani, como en aquellos no tan lejanos tiempos del Vélez ganador. Con hinchas revoleando camisetas y cantando hasta la afonía, con jugadores abrazados en un emocionado festejo. El Fortín sigue siendo una fortaleza para Vélez que con este nuevo triunfo ante un rival directo le pegó un terrible puntinazo a ese estigma del descenso y ahora mira otra tabla, reinsertándose en el mapa copero.

Distinto es el panorama para este flojo Belgrano, que poco se asemeja al Pirata que navegó por mares de felicidad y elogio en temporadas pasadas. El equipo sigue sin aparecer y el promedio lo hunde cada vez más.

Doce fechas invicto en casa -7 triunfos, 5 empates- lleva el equipo de Gabriel Heinze. Y valieron mucho los triunfos ante equipos involucrados en el descenso (Newell’s, San Martín Tucumán, Aldosivi, Gimnasia y Belgrano). La cuenta pendiente está al salir de Liniers, donde Vélez cosechó sus tres derrotas (además de un empate) en esta Superliga.

Arrancó con ese ímpetu, esa tenencia y ese ritmo que lo caracteriza. Y también con su falta de profundidad ofensiva. Pero después del cuarto de hora se desorientó, erró muchos pases y le permitió a un Belgrano luchador y combativo emparejar el partido. La buena pegada de Robertone, en los últimos minutos del primer tiempo, fueron el argumento y en sus dos intentos respondió muy bien Rigamonti.

No se entendió porque en esa etapa inicial Vargas -reapareció tras la fecha de suspensión- se paró sobre la punta derecha, dejando a Bouzat en el otro extremo, sabiendo que el Monito desequilibra, y mucho, por la otra punta. Así Vélez le destinó poca acción a su jugador más decisivo.

Los punteros cambiaron posiciones en el segundo tiempo y así Vélez puso la casa en orden. Vargas desniveló por izquierda. Y le metió un centro bárbaro a la cabeza de Abram, quien definió ante la salida de Rigamonti, pero el árbitro lo anuló por una inexistente falta al arquero.

Belgrano, sin el expulsado Gil Romero (doble amarilla), resistía como podía y buscaba el contra con Balboa.

El dominio local, como otras veces, no tenía correspondencia en el arco rival. Hasta que Braian Cufré le puso otro condimento a su buen partido:un zurdazo espectacular, a lo Roberto Carlos, desde afuera que entró por un ángulo y desató la locura.

Y al final volvió el ídolo Cubero (sus primeros minutos en este torneo) y despejó sobre la línea en tiempo de descuento. Para completar la fiesta.

Fuente Clarin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here