Inicio Deportes Newell’s volvió al triunfo y hundió un poco más a Tigre

Newell’s volvió al triunfo y hundió un poco más a Tigre

0

Un triunfo impostergable por la delicada coyuntura, tres puntos de oro para engrosar el promedio, mucho alivio y algunas pinceladas de un fútbol que parecía perdido. Todo eso se llevó Newells en su merecido éxito ante Tigre, que, a diferencia de los rosarinos, agudizó sus dudas y sus peores temores en esta Superliga.

Urgencias y más urgencias. Así viven, respiran y transitan Newell´’s y Tigre en este segundo semestre. Los promedios apremian. Los resultados acompañan poco. Los dos resignan más puntos de los que ganan. Y los rendimientos, por lo general, son magros, chatos, con muchas confusiones y poca lucidez. Esta no fue la excepción. Los dos jugaron a los ponchazos, sin los conceptos básicos que se necesitan para dominar y lastimar cuando la pelota llega a los pies.

Claro que las urgencias de Newells apremian más por un clásico en puerta, el de cuartos de final por la Copa Argentina, que en los días elevó la histeria por obtener resultados y llegar con las mejores dudas posible al partido que nadie, en esta ciudad soporta perder. En la semana, la barra visitó a los jugadores camuflada en un supuesto banderazo armado para apoyar al plantel. Pero la amenaza fue directa: el clásico se “gana o se gana”.

En ese clima enrarecido el ciclo de Omar de Felippe, el hombre que el año pasado acomodó a un equipo a la deriva, quedó en la cuerda floja. Este sábado el entrenador asumió su poco margen de error y metió mano (cuatro cambios respeto a la derrota con Colón) para reencontrar la solidez perdida. Newell’s recuperó equilibrio y orden, pero siguió carente de agresividad y juego.

Así y todo, con poco – el criterio y las buenas decisiones de Mauro Formica y la velocidad de Joel Amoroso y la desfachatez del pibe Héctor Fértoli- superó a un apático e inexpresivo Tigre. Y aprovechó al máximo una pelota parada, agua en el desierto en medio de tanta desprolijidad para encaminar su victoria. Fabricio Fontanini saltó más que todos en un centro y metió la pelota junto al palo con un implacable cabezazo.

Newells se sintió más cómodo con la ventaja a su favor. En el segundo tiempo, entonces, liquidó el pleito con un contragolpe letal que firmó Fértoli con un bombazo que se clavó en el ángulo izquierdo de Batalla. Gol, triunfo, alivio y algo de paz entre tanta urgencia.

Fuente Clarin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here