Inicio Deportes Estudiantes se aprovechó de un River desconocido y con la cabeza en...

Estudiantes se aprovechó de un River desconocido y con la cabeza en la Copa

0
superliga estudiantes de la plata vs River plate

No parece River, más allá de que Marcelo Gallardo está al borde del campo de juego, gritando a viva voz. Si ni siquiera está vestido de banda roja. Violeta de la cabeza hasta la punta de los pies, tiene el cuerpo en Quilmes pero el alma en la Bombonera.

Lo dejan claro sus hinchas apenas arranca el partido y en tiempo adicional. “Que la Copa, cueste lo que cueste, que la Copa tenemos que ganar”, cantan en la tribuna visitante. Enfrente está Estudiantes, pero todos piensan en Boca. Por eso un puñadito de titulares encara este partido. Y como el que mucho abarca, poco aprieta, se lo lleva puesto la derrota. Una pelota parada y un rebote fortuito le permitieron ganar su tercer partido consecutivo al pincha. De la mano de esos veteranos que supieron conquistar América en su mejor época y el pibe Iván Gómez, un todoterreno que se comió la mitad de la cancha.

Guardó casi todo el Muñeco. A excepción de Javier Pinola, Pity Martínez y Lucas Pratto, con seguridad titulares en el Superclásico, tal vez Ignacio Fernández, apostóó a una mayoría de suplentes que se establecieron en un 4-1-3-2. No hubo demasiada elaboración, muy a pesar de que Nacho comandaba la salida, Pity se mostraba activo por la izquierda y Pratto y Scocco dinámicos en las inmediaciones de Mariano Andújar.

Bajo esta coyuntura, salvo alguna proyección de Camilo Mayada o algún disparo de Pity de media distancia, no desequilibró en un primer tiempo ordinario, con pocas jugadas elaboradas y escasos remates al arco.

Estudiantes y River protagonizaron oscuros cuarenta y cinco minutos. Con las únicas luces aportadas por Pity, aun en su soledad creativa, y Gómez, un discípulo de Rodrigo Braña, volante de corte, recuperación que se animó a romper líneas. Después, no es posible destacar nada en una primera etapa en la que unos y otros mostraron movilidad hasta tres cuartos y poca profundidad. Casi no pisaron las áreas.

Bien plantado con Braña y Gómez en el medio, Estudiantes jugó largo para Mariano Pavone o buscó algún toque de la Gata Fernández. Dependió de los desbordes de Iván Erquiaga. Sin embargo, en el área de Germán Lux no fluyó el Tanque. No hubo jugadas destacadas. Y el partido se hizo demasiado aburrido bajo el cielo de Quilmes.

En el segundo tiempo, Estudiantes salió decidido a presionar unos metros más arriba. Bruno Zuculini bajó a Fernández. Y la Gata pegó el zarpazo. Ejecutó el tiro libre, la pelota rebotó en Nacho Fernández y descolocó a Lux.

Ya no estaba Pity, reemplazado por Juan Fernando Quintero. Pero no fue el colombiano, muy apagado, el que se cargó River al hombro. El que pidió siempre la pelota fue Nacho Fernández. Así y todo, se le hizo cuesta arriba superar a los volantes de Estudiantes. Mucho más, con los cambios de Leandro Benítez, que reforzó el mediocampo para cortar los circuitos. Entró el pibe Ferreyra, que esta vez no se vistió de héroe como la semana pasada ante Aldosivi. Casi lo salva otro juvenil, Julián Alvarez. Pero aparecieron las experimentadas manos de Andújar. Sí, al Chino lo sostuvieron sus ex compañeros: Braña, la Gata y el arquero. Con Gómez como gran figura. River, en cambio, dejó interrogantes con su mix violeta. Quizá en la Copa encuentre todas sus respuestas.

Fuente Clarin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here