Inicio Deportes Boca no pudo con Rosario Central y ya piensa en la Libertadores

Boca no pudo con Rosario Central y ya piensa en la Libertadores

0
Superliga Boca vs Rosario Central Foto Juano Tesone

Hay aplausos en el anochecer de la Bombonera. Se agita la segunda bandeja, donde anida la Doce. “Y dale, dale Booooo, queremos la Copa”, baja desde la popular. Y contagia al resto de los sectores, que empiezan a la desconcentración. Hay demasiado fervor en las tribunas para tan poco partido. Boca acaba de empatar con Central a bordo de una de sus peores actuaciones en el torneo. Sin ritmo, apático y sin rematar al arco en el primer tiempo. Con mayor dinámica, sin claridad y un gol que se negó en la carambola del final, cuando Pablo Pérez se llevó por delante un centro atrás a centímetros de la red.

El empate en casa lo deja muy lejos de la cima. Pero, claro, el hincha quiere la Libertadores. Y se viene Palmeiras. Entonces, poco se hablará de este cero a cero ante los rosarinos. Por suerte, para Guillermo y compañía…

Es que salvo ese ida y vuelta del epílogo, cuando los plateístas ya empezaban a dejar sus butacas, no habrá mucho para destacar. Entonces, Pachi Carrizo resolvió dos veces mal, como si inconscientemente todavía estuviera jugando con la camiseta xeneize. Lo pudo ganar Central, más allá de que su objetivo prioritario fue el orden colectivo, el recorte de espacios y el aprovechamiento de la segunda pelota, con ese estilo que predomina en los equipos del Patón Bauza. Lo pudo ganar Boca, muy a pesar de sus dificultades en la gestación del juego. Los centrales y Jeremías Ledesma alejaron el mínimo peligro que generó en el complemento gracias a algún arresto individual.

Sí, eso fue Boca. Un grupo de voluntades dispersas. Que jugó con la cabeza en la Copa. Que metió con extrema cautela. Que pensó en Palmeiras cuando enfrente estaba Central. Pero para varios futbolistas que luchaban por un lugar entre los titulares, este partido resultaba una buena posibilidad para hacerlo dudar al Mellizo. No lo aprovecharon. Y se resignaron a un nuevo empate en el campeonato.

Boca trató de ser prolijo en la salida. A partir de Fernando Gago y Agustín Almendra. El objetivo era armar la primera jugada para romper con el pase largo de Edwin Cardona para la proyección de Gino Peruzzi y el desborde de Sebastián Villa o algún encuentro entre el colombiano y Mauro Zárate. Casi no hubo sociedades. Y a excepción de las esporádicas apariciones del extremo cafetero o el atrevimiento del lateral cordobés, no inquietó en el área de Ledesma en la primera etapa.

¡Boca no pateó al arco en los primeros cuarenta y cinco minutos! Un tiro libre de Cardona y algún centro aislado que facilitó el trabajo de los zagueros rosarinos, esas fueron las únicas aproximaciones. Central atacó poco y nada, pero generó las más claras, fundamentalmente, por el buen manejo de Leonardo Gil y las ventajas que encontró Washington Camacho por el sector de Emmanuel Mas. Un remate de media distancia de Camacho que se perdió muy cerca del arco de Agustín Rossi y un disparo de Fernando Zampedri que tapó el arquero. Para el número uno xeneize, este duelo con Central también era un examen. Mostró lo de siempre: reflejos bajo los tres palos y un montón de dudas en cada envío aéreo.

Tardó demasiado Guillermo en rotar los intérpretes. Gago hacía muy lento el mediocampo. Entró Pérez. Fue demasiado barullo, pero al menos empujó al equipo. Salió Zárate, también pensado como titular el miércoles. Benedetto se mostró, una vez más, falto de ritmo. Wanchope será el 9 contra los brasileños. Por eso ingresó Tevez. Se guardó un cambio el Mellizo. No quiso arriesgar más. O tal vez, a esa altura, ya sabía que no habría mayores respuestas esta noche. Tendrá que darlas todas el miércoles para sostener la ilusión de la séptima.

Fuente Clarin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here