Compartir

10 signos de alarma para reconocer el golpe de calor

Las temperaturas sofocantes no ceden ni un poco al atardecer es, por lo tanto, momento de no excederse con la exposición al sol, beber agua…

10 signos de alarma para reconocer el golpe de calor

Las autoridades sanitarias advierten sobre los riesgos de las altas temperaturas para la población general; los bebes, los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas son los más vulnerables a la hipertermia

Las temperaturas sofocantes no ceden ni un poco al atardecer Es, por lo tanto, momento de no excederse con la exposición al sol, beber agua con frecuencia y reducir la actividad física intensa. Salir a correr entre las 10 y las 15, por ejemplo, no hace más que aumentar las posibilidades de que el cuerpo no pueda regular la temperatura normalmente para evitar la hipertermia. Los bebes, los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas también son grupos de por sí más vulnerables al sufrir hipertermia, según informaron las autoridades sanitarias. Los 10 signos de alerta para reconocer el golpe de calor a tiempo son: Sed intensa y sequedad en la boca Temperatura corporal de 39º C o más (medida en la axila) Sudoración excesiva Sensación de debilidad, cansancio o vértigo Mareos o desmayo Calambres musculares Agitación Dolor de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos Dolor de cabeza Estado de confusión, desorientación, delirio o convulsiones Para proteger a los más chicos, el Ministerio de Salud de la Nación aconseja: No esperar a que pidan agua. Ofrecerles líquidos de manera continua, en especial jugos naturales. Si son lactantes, hay que ofrecerles el pecho con más frecuencia. No hay que suspender la lactancia materna. Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o incluso desvestirlos. Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia. Proponer juegos tranquilos evitando que se agiten. Evitar que se expongan al sol, en especial al mediodía, y protegerlos con prendas adecuadas, como sombrero, ropa de manga larga y protector solar adecuado. Mantenerlos en lugares ventilados o con aire acondicionado. No permanecer con ellos dentro de un vehículo estacionado y cerrado. Y, si a pesar de seguir estas recomendaciones, una persona sufre un golpe de calor, hay que asistirla rápido. Lo primero es bajar la temperatura corporal, ya sea con hielo o un baño. Además, hay que ofrecerle agua fresca, trasladarla a un lugar con sombra y ventilado, no aplicarle alcohol en la piel ni darle un medicamento para bajar la temperatura (antifebril). La consulta inmediata al centro más cercano es lo más aconsejable. Fuente La Nacion